CurriculumContáctenosCómo llegar Medios de Pago Mapa del Sitio
Riesgos y Efectos en la Cirugía Refractiva

¿Cuáles son los Riesgos, Complicaciones y Efectos Colaterales?

La cirugía LASIK, como todo procedimiento quirúrgico, tiene riesgos y complicaciones, que Usted debe conocer y evaluar con la ayuda de su oftalmólogo antes de elegir operarse.

La reacción de los pacientes después de la cirugía varía desde la conformidad total hasta la insatisfacción. Esta última, aun en casos que no presentan ninguna complicación visible.

Es muy importante que los pacientes estén previamente informados de lo que puede o no sucederles y que consideren las alternativas, como la eventual necesidad de usar anteojos.

La mayoría de las complicaciones pueden ser tratadas sin pérdida de visión. En los casos más graves, podría llevar a cierta pérdida de visión, si bien es extremadamente raro.

La pérdida de visión permanente es muy poco frecuente.

Existe la posibilidad, aunque pequeña, de que la calidad de visión luego de la intervención no sea tan buena como lo era antes, aún con el uso de anteojos o lentes de contacto.

A esto se lo llama pérdida de la agudeza visual mejor corregida. En algunos casos, los resultados de la cirugía pueden producir escasa o excesiva corrección. Sin embargo, estos problemas puede ser corregidos, casi siempre con el uso de anteojos, lentes de contacto o cirugía láser adicional.

Algunas personas presentan efectos colaterales secundarios transitorios después de la cirugía LASIK que, por lo general, desaparecen con el tiempo. En raras ocasiones, éstos pueden ser permanentes.

Entre dichos efectos colaterales se encuentran:

• Malestar o dolor
• Visión borrosa o turbia
• Deslumbramiento
• Halos o destellos alrededor de las luces (más común por la noche)
• Sensibilidad a la luz (fotofobia)
• Pequeñas manchas rosadas o rojas en lo blanco del ojo.

La mayoría de los pacientes experimentan cierta sequedad en los ojos y visión fluctuante durante el día. Estos síntomas usualmente desaparecen en un mes, algunas personas continúan con ellos durante un período de tiempo mayor.


¿Es la cirugía lasik una cirugía segura?

La cirugía refractiva es una de las cirugías oculares más seguras pero, como cualquier cirugía, puede tener complicaciones. éstas son poco frecuentes.

Podemos dividir los síntomas y complicaciones en tres categorías:

Menores: reacciones cicatrizales normales, sensibilidad a la luz, hiper e hipocorrección.
Mayores: complicaciones significativas que requieren tratamiento y complicaciones potencialmente serias- (usualmente prevenibles).
Postoperatorias.

Complicaciones menores.

La mayoría de las complicaciones pertenecen a esta primera categoría y son las siguientes:

• sensación de cuerpo extraño
• ojo seco
• fotofobia
• visión borrosa o fluctuante

Estas complicaciones pueden tratarse sintomáticamente hasta que desaparezcan solas.

Otros efectos colaterales duran más tiempo pero se resuelven generalmente sin ninguna intervención y en algunas semanas. Algunos ejemplos de estos efectos colaterales son:

• Pupilas demasiado grandes que pueden presentar halos o glare si la zona óptica tratada es menor que su diámetro.
• Flap que demora unos 15 días en fijarse nuevamente y mientras tanto pequeñas irregularidades como arrugas o burbujas, pueden provocar percepción de "lluvia de estrellas".


Otras complicaciones menores son:

Astigmatismo irregular: suele resolverse solo y en semanas o meses. Si persiste, produce disminución de la mejor agudeza visual corregida que no puede corregirse con anteojos o lentes de contacto blandas. En este caso las alternativas son lentes rígidas o gas permeables, aunque no siempre son toleradas.

Glaucoma: la presión ocular aumenta por la succión y también por los corticoides. Los pacientes con glaucoma no son buenos candidatos para la cirugía.

Regresión: algunos pacientes notarán que su corrección regresa. El tratamiento con láser puede corregir permanentemente errores refractivos pero no puede detener el proceso de envejecimiento. El láser no cambia su predisposición fisiológica, si su tendencia es volverse más miope o hipermétrope con el tiempo, lo hará después de la cirugía. En algunos casos se puede volver a realizar el procedimiento.

Ptosis (descenso) del párpado superior: generalmente transitoria.


Retratamientos

Un 10 a 20% de los casos pueden quedar hipercorregidos o hipocorregidos y requerir una segunda intervención, especialmente en los elevados vicios de refracción.

En los pacientes de más de 45 años, es preferible subcorregir la miopía que hipercorregirla, en los de menos edad, es menos crítico porque lo compensan con la acomodación.

Complicaciones mayores.

A continuación haremos referencia a las complicaciones mayores que se pueden presentar después de una cirugía refractiva.

Decentración de la ablación: Si el paciente no mantiene la mirada en el punto de fijación se puede producir una mala calidad de la visión. Los equipos más modernos como los que usamos con nuestros pacientes, tienen un dispositivo que permite que el láser siga los pequeños movimientos del ojo y, se detenga si los movimientos son muy amplios.

Por eso es importante que el paciente mantenga la mirada fija en el punto luminoso que se le indique.

El Haze: Esta complicación puede observarse en la lámpara de hendidura con alta magnificación como una mancha de aspecto lechoso o granulado de la córnea. Sin embargo, aunque el oftalmólogo pueda verla en la lámpara, el paciente no lo nota a menos que sea muy marcado.

El haze puede tratarse con gotas con corticoides, por períodos de días a semanas.

Complicaciones del flap: El flap (que es una delgada lámina corneal que se levanta antes de aplicar el láser) puede desprenderse (free cap) al cortarlo con el microquerátomo, sin embargo, esto es menos frecuente en la actualidad con los nuevos modelos.

Puede suceder que el flap sea demasiado corto, incompleto, demasiado delgado, perforado (button hole) o desgarrado. También, puede quedar atrapado en el microquerátomo. En cualquiera de estos casos se lo reacomoda y se suspende el procedimiento para otro día.

En el caso de free cap, es decir cuando la laminilla corneal se desprende totalmente del ojo, el cirujano experimentado puede continuar la cirugía y luego alinearlo con las marcas de tinta que se realizan previamente.

Para los otros casos mencionados anteriormente generalmente se posterga la cirugía por unos 3 meses.

Las complicaciones del flap ocurren en el 1 a 2% de los casos.


Postoperatorias

Las complicaciones postoperatorias posibles son las que mencionamos a continuación.

Infección: Si bien es la más seria de todas las complicaciones, es extremadamente rara. Su incidencia es menor en los pacientes operados que en los usuarios de lentes de contacto (1 en 500 a 1 en 5000 según el tipo de lente).

Por lo general, los antibióticos pueden curar estas infecciones.

Dislocación o pérdida del flap: Pueden producirse dentro de las 24 horas después de realizada la operación y es producida por trauma ocular. El paciente sentirá dolor y tendrá visión muy borrosa.

Esta complicación debe tratarse de inmediato.

El flap dislocado o free cap, puede reposicionarse generalmente sin consecuencias. Por el contrario, si se ha perdido requerirá trasplante de córnea.

A continuación mencionamos otras complicaciones relacionadas o no con el flan, que pueden ocurrir durante el proceso de cicatrización y si no son tratadas pueden alterar gravemente la visión y requerir trasplante de córnea.

Pliegues del flap: En las primeras horas después de la cirugía, pueden observarse pliegues o arrugas del flap, que su médico podrá reposicionar de inmediato.

Cuando pasa más tiempo es más difícil de resolver esta complicación y puede resultar en astigmatismo irregular.

Crecimiento epitelial: También es posible que las células epiteliales crezcan por debajo del flap corneal en el proceso de regeneración.

Si esto ocurre, el cirujano deberá:

1. Levantar el flap
2. eliminar las células
3. reposicionar el flap

Si no se trata, puede terminar en un astigmatismo irregular y la disminución de la visión.

Queratitis difusa de interfase: Es una complicación rara pero potencialmente seria es, conocida como "Arenas del Sahara", de etiología probablemente tóxica o inmune, que se trata con corticoides o si persiste quirúrgicamente. En ocasiones puede llegar al trasplante de córnea.

Ectasia corneal: Es una complicación postoperatoria tardía que se manifiesta como una deformidad corneal por inestabilidad estructural, consecuencia de un lecho de estroma residual muy delgado.

Usualmente se asociada con el LASIK realizado en pacientes miopes de alta graduación, aunque puede presentarse en pacientes con córneas delgadas, queratocono subclínico u otras ectasias.

Con frecuencia, la buena visión puede ser restaurada con lentes de contacto rígidos gas permeables e implante de anillos corneales intraestromales para reducir el astigmatismo irregular.

En casos extremos, un trasplante de córnea puede ser requerido.

Es importante que los pacientes sepan que aunque las complicaciones serias existen, son muy infrecuentes.

Las principales molestias postoperatorias son el ojo seco y el glare (encandilamiento o mayor molestia a la luz).

Debe recordar que aunque la regla general sea:
Con mayores vicios de refracción mayores son las complicaciones, no se puede predecir qué las pacientes sufrirán, ya que la cicatrización de cada persona es diferente.

Los cirujanos más experimentados sabrán cómo resolverlas en cada caso.